foto Laberinto de la Soledad (11-12-2007 17:12:24) - fotos de adcalifornia

Chistes

Buscador



Como han triunfado los jodios

De pequeño cuando me decían "los payasos de la tele" sabia que programa era. Ahora me pierdo.

Las mejores frases en Frases1000 Ver más frases

Fotos relacionadas

florescolombia: QUITO, JARDIN DE QUINDES
boquerizo: San Juanucu 2012
alexito37: Recién llegados
boquerizo: San Juanucu 2012
mole200: Yashaii Moran
art_fantasy: Estaré presente en tí, por lo que por tí he hecho
arielthe07: Street Flow
zuribostaxola: Klaseko Argazkia
ladiva: Alejandra
gato1972: christopher
foxir: janitsy melanie sexy
patitacontiempo: las flores

Foto de adcalifornia, Laberinto de la Soledad

Comentarios:

Comenta esta foto

Ad California

2007-12-11 17:15:15

El laberinto de la soledad es el ensayo más original de Octavio Paz: lectura crítica de la historia de México y de su idiosincrasia, es también una visión poética de su naturaleza más profunda. En los cinco años de la muerte de Octavio Paz, le rendimos este homenaje a través de la lectura crítica de uno de sus títulos más señeros y reveladores.

Nadie en México, salvo Octavio Paz, había visto en la palabra soledad un rasgo constitutivo, esencial digamos, del país y sus hombres, de su cultura y su historia. México —su identidad, su papel en el mundo, su destino— ha sido, desde la Revolución, una idea fija para los mexicanos. México como lugar histórico de un encuentro complejo, trágico, creativo de civilizaciones radicalmente ajenas; como el sitio de una promesa incumplida de armonía social, avance material o libertad; como tierra condenada por los dioses o elegida por la Virgen; como una sociedad maniatada por sus complejos de inferioridad: todo eso y mucho más, pero no un pueblo en estado de soledad. Y bien visto, el título mismo del libro de Paz —ese espejo en el que tantos nos hemos mirado— es en verdad extraño. A simple vista, comparado con un norteamericano típico, el mexicano de todas las latitudes y épocas, incluso el heredero del "pachuco" en los Estados Unidos, es un ser particularmente gregario, un "nosotros" antes que un "yo", no un átomo sino una constelación: el pueblo, la comunidad, la vecindad, la cofradía, el compadrazgo y, sobre todo, deslavada pero sólida como las masas montañosas, la familia. Nada más remoto al mexicano común y corriente que la desolación de los cuadros de Hopper. Nuestra imagen fiel, hoy como hace siglos, está más cerca de un domingo en la Alameda.

Chistes

Contactar